¿QUÉ ES LA COMUNICACIÓN?

Comunicación y lenguaje dan sentido a nuestras vidas. Mediante ellos expresamos y también construimos nuestros mapas mentales. Estos mapas mentales nos guían en la percepción e interpretación de la realidad, determinando nuestro comportamiento, nuestras emociones, ideas, creencias, valores y necesidades.

Comunicación y lenguaje dan sentido a nuestras vidas. Mediante ellos expresamos y también construimos nuestros mapas mentales. Estos mapas mentales nos guían en la percepción e interpretación de la realidad, determinando nuestro comportamiento, nuestras emociones, ideas, creencias, valores y necesidades.

A través de la comunicación las personas nos relacionamos con el mundo exterior, con los demás y con nosotros mismos. Es el conducto a través del que recibimos y emitimos todo tipo de mensajes: verbales, no verbales, conscientes, inconscientes, racionales, emocionales, voluntarios, involuntarios, expresos, subliminales,…

A través de la comunicación las personas nos relacionamos con el mundo exterior, con los demás y con nosotros mismos. Es el conducto a través del que recibimos y emitimos todo tipo de mensajes: verbales, no verbales, conscientes, inconscientes, racionales, emocionales, voluntarios, involuntarios, expresos, subliminales,…

La comunicación es como la respiración, no podemos dejar de comunicar, so pena de dejar de existir. Sin embargo, no solo es un recurso de primera necesidad, sino que puede convertirse en un artículo de lujo, solo a disposición de quienes dominan con maestría el arte de la comunicación. Para desplegar todo el poder de influencia, persuasión y cambio de la comunicación es necesario tomar conciencia y perfeccionarse en sus distintos aspectos.

Aplicamos la comunicación para la transformación de situaciones y procesos de conflicto en contextos especializados de negociación, mediación, evaluación, transculturalidad y también incluyendo la comunicación para el cambio.

La gestión positiva de conflictos requiere una comunicación creativa, consciente, sabia y versátil. No basta cualquier estilo de comunicación para resolver conflictos.

Sólo una comunicación adecuada y eficaz, adaptada a cada caso y contexto concreto, logrará resultados transformadores con la naturalidad de lo que parece ocurrir por sí mismo.

El arte de la comunicación necesita preparación y experiencia. Tomar conciencia y verificar primero uno consigo mismo, para poder asistir en este proceso a otros.

La comunicación presenta dos dimensiones:
una superficial y otra profunda.

estructura-superficial

La superficial se refiere al contexto temporal y socio-cultural en el que tiene lugar la comunicación. Cada contexto se rige por sus propias normas y códigos. Cuando un interlocutor los desconoce o no es capaz de reconocerlos y gestionarlos adecuadamente, su intervención dará lugar a malentendidos y conflictos. No es posible lograr una meta comunicativa cuando los interlocutores emplean códigos de comunicación diferentes.

estructura-profunda

La profunda es la que está por debajo y sostiene a la superficial. Comprende los principios, creencias, valores y experiencias a través de los que las personas creamos, interpretamos y expresamos nuestra realidad. Solo llegando a esta dimensión de la comunicación podremos liberar todo el poder transformativo de nuestra propia comunicación y la de los demás.

F-que-es

La existencia de códigos de comunicación diferentes resulta muy clara en la comunicación transcultural. Pero no hace falta que los interlocutores ostenten distintas culturas para comprobar cómo sus diferentes esquemas mentales se reflejan en la forma en que se comunican. Cuando la comunicación no se produce en la misma onda, cierra toda posibilidad de entendimiento, incluso antes de llegar a tratar el asunto objeto de dicha comunicación.