Es para mí un placer compartir este evento con todos los interesados en los métodos (alternativos y complementarios) de resolución de conflictos. No solo porque Pascual Ortuño es un nombre propio y capital en el mundo de la mediación en nuestro país, sino porque gracias a él la conocí hace ya 20 años y desde entonces ha sido una inspiración en mi práctica  como mediadora dentro y fuera de los tribunales. Enhorabuena, Pascual!