COMUNICACIÓN Y CONFLICTOS

Aunque hay muchos tipos de conflictos, el corazón común que late en todos es la diferencia. Desde este punto de vista el conflicto forma parte de la naturaleza de las relaciones humanas. Afortunadamente, no todos los conflictos devienen problemas, dependerá de la gestión que las partes implicadas hagan de las situaciones y los procesos conflictivos, de las técnicas de resolución de conflictos que empleen y, muy especialmente dentro de ellas, de sus habilidades de comunicación.

Una comunicación ineficaz no solo origina conflictos, sino que se convierte en parte de ellos, los agrava y puede incluso llegar a convertirse en el único problema (conflictos de comunicación). Sin embargo, se tiene poca conciencia del papel de la comunicación en la generación, el desarrollo y las dinámicas de resolución de conflictos.

Las palabras (su volumen, velocidad y entonación), los silencios, los gestos y el lenguaje corporal son la parte visible del iceberg de la comunicación, pero representan solo una octava parte de su volumen total.

¿qué creencias y experiencias configuran la parte sumergida de este iceberg?

Diferencias en torno a las expectativas sobre los resultados, las personas (perfil, rol, relación,…), en relación a la definición de objetivos, su jerarquía y temporalización, sobre el grado de motivación, el enfoque de trabajo, los procedimientos a seguir, los diagnósticos y conclusiones,… pueden escalar el conflicto hasta cotas de difícil retorno. Las técnicas de gestión y resolución de conflictos tratan de prevenirlos, minorar su intensidad y duración y, en definitiva, minimizar su impacto negativo en la empresa.

La prevención del riesgo conflictual en las organizaciones es una inversión segura para mejorar los resultados empresariales. Evita cuantiosas pérdidas económicas, de negocio y de recursos humanos. Mediante la prevención se desactivan conflictos latentes, se garantiza la adecuada gestión de los conflictos manifiestos y se evita la cronificación de los conflictos no resueltos. Las actividades de resolución de conflictos tienen un papel destacado dentro de los planes de prevención de este tipo de riesgo empresarial.

Las habilidades de comunicación son fundamentales para la solución de conflictos. La comunicación es el cauce por el que transcurren los conflictos a lo largo de toda su vida, desde que nacen hasta que mueren. Es al mismo tiempo la mejor embarcación para navegarlos y cruzar a la orilla de su solución. La toma de conciencia y el conocimiento sobre aspectos claves de nuestra comunicación y la de los demás nos permite evitar que simples discrepancias se conviertan en problemas y nos capacita para transformarlas en sorprendentes oportunidades para los resultados deseados.

Las habilidades de comunicación son fundamentales para la solución de conflictos. La comunicación es el cauce por el que transcurren los conflictos a lo largo de toda su vida, desde que nacen hasta que mueren. Es al mismo tiempo la mejor embarcación para navegarlos y cruzar a la orilla de su solución. La toma de conciencia y el conocimiento sobre aspectos claves de nuestra comunicación y la de los demás nos permite evitar que simples discrepancias se conviertan en problemas y nos capacita para transformarlas en sorprendentes oportunidades para los resultados deseados.

Para la certera solución de conflictos es imprescindible trazar el mapa de su estructura y dinámica. Este mapa recoge la información necesaria sobre las partes directa e indirectamente implicadas, la naturaleza del conflicto, sus características, fase evolutiva en la que se encuentra, sus patrones y el impacto que están teniendo en él las emociones y la comunicación. El mapa del conflicto es una herramienta fundamental para decidir el estilo de comunicación, la estrategia y las técnicas a seguir para su mejor resolución.

La gestión eficaz de los conflictos se enfoca hacia los intereses y el futuro.

Para la certera solución de conflictos es imprescindible trazar el mapa de su estructura y dinámica. Este mapa recoge la información necesaria sobre las partes directa e indirectamente implicadas, la naturaleza del conflicto, sus características, fase evolutiva en la que se encuentra, sus patrones y el impacto que están teniendo en él las emociones y la comunicación. El mapa del conflicto es una herramienta fundamental para decidir el estilo de comunicación, la estrategia y las técnicas a seguir para su mejor resolución.

La gestión eficaz de los conflictos se enfoca hacia los intereses y el futuro.